Último capítulo de la novela de Marco

Me he animado a escribir las últimas palabras de la novela, pensando en los queridos familiares y amigos que me han acompañado desde que me tocó la lotería de la p… ELA.

Como dice la estadística de la enfermedad, el promedio de supervivencia está entre dos y cinco años, pues yo he ganado casi un año más a esa expectativa y sólo tengo palabras de agradecimiento a todos los que me han cuidado con tantísimo cariño.

Todo este tiempo he estado ocupado con las asociaciones y fundaciones que atienden a los afectados por la ELA y luchan para incrementar la investigación que encontrará la cura. Hemos creado una asociación en nuestra región llamada ELA EXTREMADURA , hemos participado a nivel nacional con ADELA y con la Fundación de Paco Luzón, cuyo fundador Paquito ya nos dejó ( y espero que nos veamos pronto).

No quiero olvidarme de mencionar al excelente servicio médico recibido tanto en Badajoz como en Madrid y Sevilla y, sobre todo agradecer al equipo de cuidados paliativos, al médico de familia y a mi enfermera amiga del centro de salud, a pesar de que a veces, por los gajes de su oficio me hacían pasar ratos desagradables,(pero me he quejado muy poco , eh?)

Entre las cosas que echo de menos está el fútbol, en particular mi querido Club Deportivo Badajoz 1905, que luchará una temporada más por el ascenso. No podré estar en persona, pero estaré apoyando en espíritu.

Me gustaría despedirme de los amigos que me ha regalado la vida, no voy a relacionar los nombres porque me agotaría de escribir (ya sabéis el esfuerzo que me supone). Ha sido un placer enorme haber compartido tantos buenos momentos con vosotros y vosotras. Quiero que sepáis que os seguiré desde el otro mundo y os deseo lo mejor en la vida.

A mi querida familia también les dedico unas palabras de agradecimiento, en especial a mi jefa que se ha convertido en experta en enfermería estos años dedicada al changao , durante todo el día y la noche. Padres, hermanos (los de sangre y los otros), hijo, sobrinos, primitos, titas os quiero mucho.

Cariño yo quería pasar la vida a tu lado, y por mi parte lo he conseguido, pero me he dado cuenta que por mucho que nuestros corazones lo deseen no podré acompañarte más tiempo. Te quiero mucho Rosita.

Una respuesta a «Último capítulo de la novela de Marco»

  1. Tanto sufrimiento no será en vano. Hay un mensaje muy fuerte de positividad, de coraje y de ayuda a los demás que quedará para tod@s. Gracias por un ejemplo así. Y mucho mucho mucho cariño para toda la familia, en especial para Rosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.