La logopedia, Existe

Asumir la enfermedad y tomar iniciativas es difícil, y más teniendo muchas cosas que hacer como empresario que he sido para no dejar marrones a mis seres queridos.

Antes de conocer de qué iba esto, yo veía que mi lengua había engordado y no pronunciaba bien palabras con sílabas que precisaban de la movilidad de la lengua. Por otra parte, me mordía sin querer en numerosas ocasiones, y la sensación de que la lengua engordaba iba en aumento, de ahí que le pusiera una etiqueta a la enfermedad que fue: LG (Lengua Gorda), esto fue casi un año antes de que los expertos le pusieran su verdadera etiqueta: ELA BULBAR (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

Asumir la enfermedad y tomar iniciativas es difícil, y más teniendo muchas cosas que hacer como empresario que he sido para no dejar marrones a mis seres queridos.

Antes de conocer de qué iba esto, yo veía que mi lengua había engordado y no pronunciaba bien palabras con sílabas que precisaban de la movilidad de la lengua. Por otra parte, me mordía sin querer en numerosas ocasiones, y la sensación de que la lengua engordaba iba en aumento, de ahí que le pusiera una etiqueta a la enfermedad que fue: LG (Lengua Gorda), esto fue casi un año antes de que los expertos le pusieran su verdadera etiqueta: ELA BULBAR (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

Afortunadamente, cuando algo te funciona mal y no sabes cómo solucionarlo, existen profesionales que te ayudan a trabajar para intentar optimizar el rendimiento de lo que está fallando. Esta labor te sirve para que no decaigas y, analizando los fallos, se pueden preparar ejercicios para que los músculos asociados trabajen. Por tanto, la foniatría y logopedia de la Dra. Consuelo Fernández-Salazar ha sido muy importante para mí, los ejercicios que me ha animado a realizar semana tras semana y el seguimiento tan exhaustivo que me hace, me devuelven la confianza, me animan a no decaer y a seguir haciéndolos en mis ratos libres, que son muchos, (jeje).

Tengo que agradecer su esfuerzo con pacientes como yo, con ELA, porque se preocupa del caso en particular, investiga y está siempre atenta a la evolución de la enfermedad. Guarda los informes de expertos que me van viendo en cada momento y crea un historial muy documentado sobre mi caso, que seguro podrá beneficiar a otros pacientes con daños similares al mío. Mi agradecimiento no sólo es por el trabajo de investigación tan importante que realiza, ni solo por los ejercicios que realiza conmigo en cada visita junto a su ayudante María Pérez, sino porque me ayuda a mantener firme mi mente. Me hace aprender, pero, sobre todo, alienta mi esperanza. Gracias Dra. Consuelo, gracias María, por vuestro trabajo.

Adelante!!

PD: Hoy, año y medio después, la logopedia sigue formando parte de mi vida diaria, aunque ya no pueda articular palabras.

2 respuestas a «La logopedia, Existe»

  1. Querido amigo, contigo estoy,a tu lado me siento, a tu lucha individual y colectiva me sumo. Tu valor y coraje me dan a mi valor y coraje para esta vida compleja que a casi tod@s nos toca vivir. Mucho ánimo, mucho cariño desde mi corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.