¿Qué como hoy?

Cada día pienso en las comidas. Mi familia piensa en las comidas que puedo comer, bien por lo que han escuchado, bien por lo que han leído o bien por lo que yo les he comentado. Buscando alternativas y menús he visto que otro afectado de ELA piensa igual que yo. Esto es lo que le he escuchado y lo que confirmo totalmente.

“Uno de los problemas a los que nos enfrentamos las personas afectadas de ELA es el de tener dificultad para ingerir alimentos. Nuestra experiencia vital con la comida cambia radicalmente. Nos alimentamos con purés poco o nada apetitosos y repetitivos. Y así vamos perdiendo uno de los placeres más humanos: el comer y beber con olores y sabores variados”. Francisco Luzón

No me queda sino aceptar el cambio de hábitos, pero con paciencia. Yo aún puedo masticar y, como soy emprendedor, con cada plato voy ensayando y analizando los posibles perjuicios que me pueden causar. Además, tengo mala memoria, con lo que no me importa repetir. Espero no meter la pata algún día y atragantarme, pero me gusta disfrutar del momento de la comida sobre todo en los actos sociales. Reconozco que me he vuelto algo aburrido porque he cambiado la atención hacia el masticar y tragar en lugar de hacia el conversar, por eso estoy más atento a lo que cuentan mis comensales que a lo que yo podría aportar en cada momento. Me da pena porque la cabeza funciona igual que siempre y las opiniones las tengo que secuestrar para no perder el hilo de lo importante.

—>
Eso sí, cuando voy a comer a un restaurante y, entienden mi petición, utilizan estupendamente la termomix o el “chino” y lo que ha entrado por la vista estupendamente como un arroz con bogavante o una fabada asturiana, se convierte en un puré de igual sabor. ¡Y lo mejor de todo es que no tengo que pelar ni el bogavante ni el chorizo…!.
        

Me gusta mucho ver los dos platos servidos y presentados (antes y después), porque solo uno se va a quedar en mi mente una vez brindamos por haber disfrutado del momento. La única diferencia es la textura, cada día que pasa aguanto peor el espesor y, tengo que pedir que añadan algo más de líquido para que la ingesta se me haga más sencilla.

En fin, tengo que comenzar a hacerme un “cocinilla” con sentido del humor y tomar los platos principales con canELA en rama, y los postres con hELAdos frescos.

#AdELAnte!!

Una respuesta a «¿Qué como hoy?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *