Isabel Rojas, tu luz alumbra nuestro camino.

Comparto estas palabras que dedicamos mi hermana Inma y yo en septiembre del 2017 a Isabel Rojas tras tener la triste noticia de su marcha.

Hemos tenido el placer de conocer a Isabel en el pasado encuentro de Burgos del mes de mayo, muy poco, pero lo suficiente para comprobar sin duda que era una persona luminosa (de esas que emiten luz y energía). Podríamos destacar su valentía, su inteligencia, pero sobre todo su generosidad, porque, aunque el cuerpo se había convertido en una armadura que la limitaba hasta el extremo, ella inventaba nuevas armas para seguir luchando por una causa común. Isabel no optó por dejarse cuidar sin más, Isabel optó por vivir en el más pleno sentido de la palabra, optó por aferrarse a la vida, saborearla, crecer en medio de condiciones hostiles y preocuparse y ocuparse de esta comunidad luchadora que somos los afectados por la ELA. Se comprometió con causas de todo tipo, empezó una batalla para que los enfermos de ELA pudiéramos llevar una vida digna y por eso muchos estamos animados a continuar su labor, a poner la mente en positivo y a seguir siempre #adELAnte.  Vaya para ella nuestra profunda admiración y nuestro más sincero agradecimiento. Su estela de luz nos seguirá alumbrando siempre. Que allá donde estés encuentres La Paz.

Te queremos, Inma, Marco y todos los que tuvimos el placer de conocerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.