Sigo latiendo y voy a VENCER

Normalmente, por la debilidad muscular, no controlo los músculos faciales y se me abre la boca sola, sin control. Pero ayer, me quedé paralizado cuando escuché la canción del gran Migueli Marín, como si fuera un cortocircuito. La mandíbula inferior se me cayó y casi tocó el suelo, el corazón, desbordado haciendo pum pum al ritmo de la canción, y la piel de todo el cuerpo erizada de emoción. ¡No podía dar crédito a lo que estaba escuchando! ¡Qué bonita música y qué preciosa letra! Describe perfectamente una realidad que me tiene secuestrado, al tiempo que animado a seguir siempre adelante.

La incertidumbre de la enfermedad, averiguar qué tengo y qué tendré, es un reto que llevamos conjuntamente los doctores especialistas, los afectados de la familia y yo mismo. Como bien expresa la canción, el cambio radical en la vida te hace acampar en el desierto, pero por el apoyo continuo de los amigos y el carácter que me ha acompañado toda la vida, comienzo alegre la nueva andadura por este nuevo paisaje, antes desconocido para mí. Como todo en la vida, algo se para, pero algo nuevo comienza a moverse. Eso es lo que ven mis ojos y a donde se dirige mi mirada. Un aprendizaje nuevo, mirar adelante y no dejarnos atrapar por lo que va quedando en el camino.

El corazón no deja de latir y de soñar, cada mañana cuando pongo los pies en el suelo y paso delante de algún espejo, veo esa cara despierta, y me digo a mí mismo: “Marco, siempre #adELAnte y, paso tras paso un baile saldrá”. Mil Gracias Migueli por tu canción dedicada a este “changao”: desde aquí te envío un fuerte abrazo.

La música y la letra me tenían encandilado. Luego, saqué las fotos del período vivido desde el diagnóstico de la enfermedad y comenzamos a montar un vídeo con la ayuda del equipo de Alejandro y Susan de “Alexfo”, en la distancia. Gracias a la tecnología informática, consiguieron montar un vídeo para la canción “Sigo Latiendo y Voy a Vencer”, y añadieron una introducción presentándome con la forma de hablar actual que tengo. El resultado lo podéis ver buscando en YouTube SIGO LATIENDO Y VOY A VENDER, o en el audiolibro.

Y muchas gracias por el regalo navideño que me has hecho. ¡Gracias por tu último disco! Seguimos #adELAnte, Migueli.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *