Todo cambia – “Noruega” se vuelve a Europa

En su día, el 4 de octubre de 2004, Rosa y yo, nos animamos a adquirir un piso en Cáceres en la plaza Noruega, porque ganábamos algo de dinero trabajando duro y, según nos recomendaban, era mejor invertirlo en ladrillos que en ocio y tiempo libre.

Así lo hicimos, aunque, como no había suficiente para todo, tuvimos que hipotecar por cierta cantidad. Los bancos daban todo tipo de facilidades y los precios de los pisos estaban en alza. No solo fue la inversión, fue el préstamo y había que pagarlo. Así que montamos un negocio, en el que Rosa ya tenía experiencia; lo alquilamos a estudiantes. Aparentemente es sencillo, pero cuando se lo cuentas a Hacienda, tienes que llevar el control de todo: suministros, cuotas, seguros, arreglos y mantenimiento,… En nuestras cabezas, siempre rondaba que algún día, en la jubilación nos vendríamos a vivir a “Noruega” y, éste era un buen rincón, porque estaba muy bien ubicado en la ciudad de Cáceres, cerca de la vivienda de la infancia de Rosa, así que todo nos pareció ideal y pagábamos la hipoteca mes a mes con la ilusión puesta en ese futuro de los dos. Los inquilinos no siempre han sido como nos gustaría, limpios y ordenados, así que hemos tenido algún que otro enfrentamiento, pero no demasiado grave. Eran estudiantes y veían que con nosotros como propietarios tenían todo lo necesario y, cuando se estropeaba algo, de inmediato lo cambiábamos. El curso último, 2017-18, ha sido muy bueno el grupo. Hoy, se ha marchado el último: Andrés. No me refiero en estas líneas solo a los inquilinos que nos han ayudado a pagar la hipoteca y a tener esperanza de usarlo en la jubilación, también quería expresar lo que ha supuesto tras la llegada de la enfermedad de la ELA a nuestras vidas y, en concreto a la mía, este negocio familiar.

La ELA, ataca en todos los sentidos a tu vida, la energía con la que acometes cualquier actividad va decayendo y, aunque la ilusión y las ganas se mantienen intactas, la realidad te pone en tu sitio sin demasiadas consideraciones. Pensando en el futuro, desde esta nueva posición, hemos visto que tenemos que deshacernos del patrimonio para aligerar las cargas de trabajo y las hipotecarias asociadas, así que ayer dijimos adiós al último inquilino y saludamos al comprador del piso, una familia extremeña que quiere venir a vivir a Cáceres. El precio se lo hemos puesto a su gusto para evitar seguir dando vueltas y vueltas con inmobiliarias, gente con ganas, pero sin pasta, etc, etc,… Solo puedo agradecer a mi mujer su generosidad en aceptar que se hagan las cosas antes de lo previsto. Está claro que solo queda prepararnos para el futuro y seguir #adELAnte,

(21/07/2018) Dura jornada de vaciado de muebles del piso de Noruega. Ya no hay nada en los muebles. Todo está guardado en cajas, o trasladado al piso de Atahualpa o a VillaMar. Me pregunta Rosa: “¿No te da pena esto? Mi respuesta es NO. La pena no existe, solo existe la tarea y, respirar y tener fuerza para poder hacerlo ahora que aún hay energía y la cabeza ayuda a organizar las tareas. Creo que es mejor pensar qué y cómo hacerlo antes de quedarme en los sentimientos de pena o tristeza por haber tenido platos, vasos y cubiertos en un piso de alquiler. Ahora, toca pensar en los muebles. Kiko, un sobrino de Rosa, se llevará a su vivienda un par de dormitorios, el sobrino JoseRa y la prima Rosi de Arroyo algún electrodoméstico más, los muebles más importantes irán a la vivienda de Atahualpa y, aquello que no tenga uso, será donado a alguna ONG. A ver si la enfermedad me respeta y podemos disfrutar del mes de agosto. Eso sí me daría pena, no descansar un poco en verano.

26/07/2018 – Aquí seguimos, en Cáceres. Preciosa ciudad. Histórica y muy antigua ciudad, tanto que algunas viviendas tienen ya más de treinta años, como la de Rosa. Gracias a los pintores, le hemos lavado la cara y, el equipo que viene con Justo, es genial. Me han echado incluso una mano para transportar uno de los electrodomésticos más grandes, el frigorífico. Como yo me aburro, voy arreglando “cositas” para que el próximo fin de semana esté todo preparado para hacer el cambio de muebles y dejemos el piso de mi mujer listo para la próxima campaña de alquiler. El olor a pintura es tremendo, aunque con las ventanas abiertas vamos dejando que desaparezca. El resto del tiempo he estado revisando cada uno de los muebles que permanecerán en el piso, a los que faltan los tiradores o están despegados de los tirones que han sufrido durante el curso escolar. ¡Desmontando y montando! ¡Y limpiado por aquí y por allá! ¡Trapito va y trapito viene! ¡Procuro seguir siendo útil! Solo interrumpo las tareas con el paseo de la mascota, que es genial, no para de acompañarme a donde vaya, incluso con Jorge, otro sobrino de Rosa, hemos ido y vuelto al piso de Noruega con los congeladores que íbamos a cambiar de ubicación, y el perro como si estuviera tirando de la cuerda. ¡Pasito a pasito! Todo organizado para enfrentarnos al viernes, víspera del cambio final; como siempre confío en que todo salga bien y, las manos ofrecidas en ayudarnos estarán con nosotros este sábado. Seguimos #adELAnte!!

27/07/2018 – Todo listo para la mudanza, así que este día, me lo paso organizando los movimientos que habrá que realizar con los muebles, la ubicación de los mismos y, sobre todo, como vamos a hacer muchas donaciones a familiares y ONGs, poniendo un postit en cada pieza para que todos vayamos orientados. Contaremos con la furgoneta de un primo de Rosa, José Cordero, así que todo será más sencillo. Organizar, a veces, tiene sus contratiempos: ¡se me ha salido la sonda gastrointestinal justo unos minutos antes de usarla para comer! Tengo que agradecer mucho al sistema sanitario por la eficiencia y rapidez en realizar el cambio, solo me hizo retrasar una hora el momento de la alimentación. La cabeza dio muchas vueltas desde el momento en que aquello sucedió. Me hice preguntas de difícil respuesta, si habría alguien experto en el centro de salud, si me iban a anestesiar por algo que yo sabía ya que era relativamente sencillo,… Pensamientos que volaban en mi mente mientras iba en camino a urgencias, paseando hasta que encontré un taxi que me acercara a urgencias. La tarde noche, con las visitas de la familia y, viendo que todo había ido bien, seguimos planificando el traslado de enseres menores con la ayuda de las manos de los familiares que vinieron a vernos.

28/07/2018 – Amanece temprano, después de una noche de luna llena. ¡Doy gracias a Dios por ello!

23/08/2018 – Semana intensa, programada la firma, no es una firma sencilla, hacen falta muchas muñecas para dejar su “huella” y recoger su parte. La notaría nos ha tratado excepcionalmente, incluso hemos podido firmar, siendo verano, por la tarde. Los compradores, aunque negociaron mucho a su favor el precio de compra se han portado muy bien con nosotros, de hecho, tras la firma, tomamos unos refrescos en la plaza de España. Entregué las llaves a su hija, que los acompañó a la firma. Han sido muchos años trabajando el piso, manteniéndolo perfecto para los inquilinos, disfrutando de él en los períodos vacacionales cuando los estudiantes terminaban el curso, e, incluso, para celebraciones familiares en Cáceres. El año pasado se convirtió en el depósito de los principales muebles de nuestra vida al vender nuestra vivienda habitual de Badajoz. Solo un año después hemos tenido que volver a trasladar todo ese mobiliario, incluso donar a gente necesitada todo lo que sobraba. No puedo dejar de escribir estas líneas sin poner el nombre de ROSA en mayúsculas. Por todo. Por animarme a realizar la inversión inmobiliaria hace catorce años, por poner a su familia como apoyo grande para las tareas inherentes a este jaleo de mudanzas y, sobre todo, lo más importante, por autorizarme, por culpa de mi enfermedad y mis errores como empresario, a malvender el piso y así poder atender las obligaciones, mis obligaciones, contraídas estos últimos años. Por todo ello, solo tengo palabras de agradecimiento hacia Rosita, a la que quiero muchísimo. Gracias a Dios y Dios mediante, celebraremos el próximo domingo, día 26, que llevamos todo este siglo casados. Te quiero Rosa, seguimos #adELAnte!


28/07/2018 – Amanece temprano, después de tener una noche con luna llena y doy gracias a Dios por ello.

23/08/2018 – Semana intensa, programada la firma, no es una firma sencilla, hacen falta muchas muñecas para dejar su “huella” y recoger su parte. La notaría nos ha tratado excepcionalmente, incluso hemos podido firmar, siendo temporada vacacional, por la tarde. Los compradores, aunque negociaron mucho a su favor el precio de compra se han portado muy bien con nosotros, de hecho, tras la firma tomamos unos refrescos en la plaza de España y, entregué las llaves a su hija que les acompañó a la firma. Han sido muchos años trabajando el piso, manteniendolo perfecto para los inquilinos, disfrutando de él en los períodos vacacionales cuando los estudiantes terminaban el curso, e incluso para celebraciones familiares en Cáceres para alojamiento de la familia. El año pasado, se convirtió en el depósito de los principales muebles de nuestra vida al vender nuestra vivienda habitual de Badajoz y, solo un año después hemos tenido que trasladar todo ese mobiliario, incluso donar a gente necesitada todo lo que sobraba. No puedo dejar de escribir estas líneas sin poner el nombre de Rosa en Mayúsculas por todo lo que ha supuesto, animarme a realizar la inversión inmobiliaria hace 14 años, poner a su familia como apoyo grande para las tareas inherentes a este jaleo de mudanzas y, sobre todo, lo más importante autorizarme, por culpa de mi enfermedad y mis errores como empresario a malvender el piso y atender obligaciones personales y profesionales de estos últimos años. Por todo ello, solo tengo palabras de agradecimiento hacia Rosita, a la que quiero muchísimo y, gracias a Dios celebraremos el próximo domingo día 26, que llevamos todo este siglo casados. Te quiero Rosa, seguimos #adELAnte!!.

Una respuesta a «Todo cambia – “Noruega” se vuelve a Europa»

  1. Gracias Marco por esta lección de vida. En este momento mi vida ha parado un poco, y no se como te encontré por aquí. Tu fuerza y tu lucha, me tienen impresionada. Seguiré leyendo tu blog. Un abrazo. Pilu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *